Comunicado de prensa
1 de febrero, 2005

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS, por sus siglas en inglés) emitió un informe que recomienda un consumo limitado de la trucha pinta que se pesca en el canal de navegación de Houston (Houston Ship Channel) y la parte superior de la bahía Galveston (Upper Galveston Bay.)

El informe, firmado por el Comisionado del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, Eduardo Sánchez, se emitió después de que exámenes de laboratorio detectaron niveles elevados en el pescado analizado de los bifeniles policlorados (PCB, por sus siglas en inglés.)

El área afectada es corriente abajo del Lynchburg Ferry hasta la línea que se extiende de Red Bluff Point a la marca de cinco millas (Five Mile Cut) a Houston Point.

El DSHS recomienda que las personas no coman más de ocho onzas de trucha pinta que proviene de las aguas que se identificaron. Ni los niños, ni las mujeres embarazadas, las que están amamantando, o las que pudieran estar embarazadas, deberán comer la trucha pinta. Un informe ya en efecto desde 1990, aplica la misma recomendación sobre el consumo de bagre y jaiba azul que proviene de la misma área.

Los PCB son químicos industriales utilizados anteriormente como refrigerantes y lubricantes en los transformadores y condensadores eléctricos. La Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) de los Estados Unidos prohibió los PCB en 1979, pero los artículos que contenían los PCB no tuvieron que ser reemplazados. Los PCB degradan lentamente en el medioambiente.

El consumo a largo plazo de los PCB puede causar el cáncer y problemas en el desarrollo humano, el hígado y los sistemas reproductivos e inmunológicos. Según los estándares del DSHS, un nivel de PCB en el pescado que es mayor de 0.047 partes por millón (ppm) puede representar un riesgo a la salud en humanos. Los niveles de PCB en las truchas pintas analizadas tuvieron un promedio de 0.140 ppm, y llegaron hasta el máximo nivel de 0.380.

La trucha pinta, también conocida como la trucha del mar o la corvina (Cynoscion nebulosus), es muy cotizada por los pescadores deportivos en el área. El informe del DSHS no prohíbe pescar ni poseer el pez. No se puede legalmente vender la trucha pinta que provenga de las aguas de Texas en los restaurantes ni en los mercados.

Se hizo el informe después de varios meses de que el DSHS finalizó pruebas, análisis de datos, y evaluación del riesgo a la salud. Los fondos para el estudio de DSHS provinieron de una subvención de 99,000 dólares del Galveston Bay Estuary Program (Programa del estuario de la bahía de Galveston.)

(Noticieros: Para más información, comuníquense con Kirk Wiles, DSHS Seafood and Aquatic Life Group, 512-719-0215; o Doug McBride, encargado de la prensa del DSHS, 512-458-7524.)

Última actualización 03 de octubre de 2013