Comunicado de prensa
19 de julio, 2005

El Texas Department of State Health Services (DSHS) [Departamento Estatal de Servicios de Salud] emite las siguientes precauciones de salud relacionadas a las inundaciones, en caso de que el Huracán Emily cause una inundación

El agua:

  • Esté al pendiente de los anuncios de los medios de comunicación sobre la seguridad de los abastecimientos públicos de agua para beber. Siga los consejos de los anuncios de alerta sobre “hervir el agua” que quizá sean emitidos por la comisión local de agua potable o por la Texas Commission on Environmetal Quality. No beba agua de fuentes desconocidas.
  • Las personas que se encuentren bajo alerta de “hervir el agua” y las personas que tengan pozos de agua en propiedad privada, que podrían encontrarse contaminados con el agua de la inundación, deberán únicamente utilizar agua embotellada, hervida o tratada, hasta que al agua se le hagan pruebas de laboratorio y se concluya que no es peligrosa.
  • Si usted hierve el agua con el propósito de beberla, deje que hierva por lo menos durante un minuto. El agua también se puede desinfectar con cloro o yodo (siga las instrucciones de la etiqueta); o bien utilice blanqueador de cloro para uso doméstico — un octavo de cucharadita (como ocho gotas) por galón de agua. Esterilice los envases de agua y los utensilios para beber con una solución de blanqueador de cloro para uso doméstico.

Los alimentos :

  • No coma alimentos que hayan entrado en contacto con el agua de la inundación.
  • Si la electricidad se interrumpió, los alimentos refrigerados podrían estar echados a perder. Descarte todos los alimentos que hayan estado a temperatura de ambiente por más de dos horas, o que tengan un olor o color fuera de lo normal. Los alimentos ya descongelados provenientes de los congeladores, quizá se puedan consumir o volver a congelar sin peligro, si es que parcialmente aún se encuentran congelados o si aún están "fríos como sacados del refrigerador."
  • A los bebés que se les alimenta con fórmula, se les deberá dar la fórmula que se vende ya preparada y lista para alimentar, o bien la fórmula en polvo preparada con agua embotellada para beber.
  • Lávese las manos con agua desinfectada y con jabón antes de comer o manejar los alimentos, después de realizar trabajo de limpieza y después de manejar artículos contaminados con el agua de la inundación.

Los peligros del medio ambiente:

  • Las serpientes y otros animales salvajes podrían tratar de buscar refugio en los árboles, en los hogares y en los vehículos. Los murciélagos con frecuencia resultan heridos durante las fuertes lluvias y los vientos. No toque a murciélagos heridos ni a ningún otro murciélago. Obtenga tratamiento de inmediato si un animal lo muerde o le causa una herida. Cuídese de los animales domésticos que se encuentren desplazados.
  • Regrese a su hogar durante la luz del día para tener mejor visibilidad y no utilice fuentes de luz que no sean seguras. No use linternas o antorchas hasta que en los locales se asegure no existan fugas de gas.
  • El agua que se estanca después de las inundaciones se convierte en criadero para los zancudos. Desagüe las aguas estancadas y vacíe el agua de los recipientes que se encuentren al exterior, tales como llantas viejas, latas y platos para macetas. Protéjase usted con un repelente insecticida apropiado.
  • No deje que nadie vuelva a entrar a su hogar al estar inundado, a no ser que el interruptor principal de luz ya haya sido apagado.
  • Use zapatos en las áreas que se inundaron para reducir la probabilidad de sufrir perforaciones o cortaduras causadas por clavos y otros objetos filosos contaminados.

Atención médica:

  • Las personas que tengan heridas causadas por alguna perforación, o que tengan cortadas que estén expuestas al agua de la inundación, podrían correr el riesgo de contraer tétano y quizá necesiten una inyección contra el tétano para prevenir la infección.

En general:

  • No permita que los niños jueguen en el agua o cerca del agua de la inundación, o en los drenajes para la lluvia.
  • Desinfecte todos los muebles, la madera y las otras superficies del hogar que se hayan inundado.
  • Lávese frecuentemente las manos durante la limpieza para evitar que se vuelvan a contaminar las áreas ya limpias.
  • Para prevenir las reacciones alérgicas y otros problemas de salud causados por el moho, reemplace de la pared las tablas de madera porosa dañadas por la inundación (reemplace por lo menos 12 pulgadas arriba de la línea hasta donde llegó el agua).
  • Desinfecte los juguetes de los niños con una solución de una taza de cloro para cinco galones de agua.
  • Para prevenir la producción de gases tóxicos, no mezcle el cloro con productos que contengan amoníaco.
  • Para prevenir la intoxicación con el monóxido de carbono no queme carbón, o utilice en interiores generadores o bombas operadas con gasolina.
  • Trate de descansar, de conservar energía y de evitar el estrés por calor. Las personas con padecimientos del corazón y con otro tipo de enfermedades, deberán evitar esfuerzos extenuantes.

Preguntas:

  • Comuníquese con su departamento de salud local o con la oficina regional del DSHS si tiene preguntas sobre la seguridad de los alimentos, sobre los procedimientos de salubridad o sobre cómo conseguir que se lleve a cabo una prueba del agua de un pozo privado.

-30-

(Los medios de comunicación: para más información comuníquese con Doug McBride, Press Officer, al 512-458-7524).

Recursos en línea

Última actualización 03 de octubre de 2013