Comunicado de prensa
5 de mayo de 2009

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas pide a las personas de Texas que usen discreción y que no automáticamente busquen atención para los síntomas parecidos a los de la gripe en las salas de urgencias de hospitales.

Informes de congestionamiento periódico en las salas de urgencias de todo el estado dio lugar a los consejos de los oficiales del DSHS quienes indican que muchas de las personas que se presentan a las salas de urgencias quizá no padecen más que de alergias estacionales o resfríos leves.

Los síntomas principales de la gripe H1N1 generalmente han sido fiebre alta de arriba de 101 grados Fahrenheit, acompañada de tos y dolor de garganta. La mayoría de los casos han sido relativamente leves hasta ahora.

Los funcionarios del DSHS dijeron que aquellos con influenza –gripe H1N1 o gripe estacional– generalmente no necesitan tratamiento de urgencia. La mayoría de las personas de bajo riesgo se pueden tratar sin peligro en el hogar tomando suficientes líquidos, con medicamentos para reducir la fiebre, con descanso y cuidadosa monitorización. Sin embargo, el tratamiento de urgencia puede ser apropiado para todo el que tiene los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar
  • Síntomas de deshidratación (como mareo al estar parado, el no orinar, o en los bebés, la falta de lágrimas al llorar)
  • Dolor o presión en el pecho o en el abdomen
  • Labios amoratados o azulados o con descoloramiento
  • Confusión inexplicable, el que no responda, el mareo repentino o los ataques
  • Vómito severo y persistente.

Los funcionarios del DSHS recomiendan que las personas con síntomas parecidos a los de la gripe que también tienen problemas subyacentes de salud que los pueden poner en mayor riesgo de padecer complicaciones al contraer la gripe deben llamar a su doctor o proveedor de atención médica para que los aconseje. Los individuos en más riesgo de padecer complicaciones son:

  • Los niños menores de 5 años de edad
  • Los bebés menores de 12 meses son especialmente vulnerables
  • Los adultos y los niños que tienen enfermedades pulmonares crónicas, del corazón, del hígado, de la sangre, del sistema nervioso, del muscular o las condiciones metabólicas, incluidas el asma y la diabetes
  • Los adultos y los niños que tienen inmunodeficiencia o supresión (incluida la inmunosupresión causada por los medicamentos o por el VIH)
  • Los adultos de 50 años o mayores, especialmente aquellos mayores de 65
  • Las personas que viven en asilos de ancianos y en otros centros de atención a largo plazo.
  • Los niños y los adolescentes (de 6 meses a 18 años de edad) quienes están bajo tratamiento de aspirina a largo plazo y quienes podrían estar en riesgo de padecer el síndrome de Reye después de tener infecciones por los virus de la influenza

Más información sobre cuándo debe obtener atención de urgencia, cuándo contactar a un doctor y cómo cuidar en el hogar a los pacientes con gripe está disponible en línea en:  www.cdc.gov/h1n1flu/guidance_homecare.htm.

-30-

(A los medios de comunicación comuníquense con: Doug McBride, Oficial de Prensa del DSHS, al teléfono 512-458-7524 ó 512-532-4950.)

Última actualización 26 de agosto de 2010