Comunicado de prensa
27 de mayo de 2009

El Director del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, David Lakey, M.D., hoy instó a los estudiantes y a sus padres a seguir tomando precauciones para reducir el riesgo de propagar la gripe H1N1 aunque el año escolar termine.

“El virus sigue circulando”, dijo Lakey. “Necesitamos seguir tomando esas medidas personales para evitar contraer o propagar la gripe H1N1”.

Lakey dijo que todos deben:

  • Quedarse en casa si tienen síntomas parecidos a los de la influenza u otros síntomas de enfermedad respiratoria.
  • Cubrirse al toser o estornudar con la parte interior del codo o usar pañuelos desechables y tirarlos como es debido.
  • Lavarse las manos frecuentemente y a fondo con agua tibia y con jabón o usar desinfectante de manos a base de alcohol.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca para reducir el riesgo de que los gérmenes de los dedos entren a su cuerpo.

    Entre los síntomas de la gripe H1N1 normalmente están la fiebre alta con tos, el dolor de garganta o ambas cosas. Algunas personas con gripe H1N1 también han informado de cansancio extremo, náusea, vómito y diarrea.

    Lakey también expresó que el personal de las guarderías, que aceptarán niños adicionales durante el verano, debe asegurarse que los niños sigan las precauciones para reducir el riesgo de propagar la gripe.

    “Enfrentamos una nueva forma descubierta del virus de la gripe. Hay muy poco o nada de inmunidad natural entre la población, y en este momento no tenemos una vacuna antiH1N1 que nos proteja”, dijo él. “Eso hace que seguir las precauciones personales sea sumamente importante”.

    El DSHS informa que hay 1,404 casos de gripe H1N1 en personas de 65 de los 254 condados de Texas.

    -30-

    (Contacto para los medios de comunicación: Emily Palmer, Subjefe de Prensa del DSHS, 512-458-7400).

  • Última actualización 26 de agosto de 2010