Comunicado de prensa
28 de octubre de 2009

Texas no ha repartido ninguna vacuna contra el H1N1 a las penitenciarías por el momento. Los prisioneros no son un grupo prioritario para recibir vacuna y no se les vacunará antes que al público en general.

Dado el limitado suministro nacional, Texas inicialmente está enfocándose en los grupos prioritarios de mayor riesgo. Las mujeres embarazadas son uno de esos grupos. Hay mujeres embarazadas que están encarceladas y que necesitan la vacuna para ayudar a proteger a sus hijos aún no nacidos.

Los proveedores sanitarios que atienden a las mujeres embarazadas en las penitenciarías solicitaron la vacuna del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas. No está claro cuándo el estado podrá surtir esas órdenes dado el limitado suministro nacional de la vacuna.

Texas ha estado repartiendo la vacuna desde que el estado inicialmente recibió las asignaciones de parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades EE.UU. a principios del mes. Un suministro limitado se irá al sistema penitenciario para vacunar a aquellos en mayor riesgo.

Texas continúa ordenando su asignación total de vacuna contra el H1N1, pero el suministro nacional todavía no es el suficiente para cumplir la demanda. Texas planea repartir más vacuna a los demás grupos en cuanto esté más extensivamente disponible.

Texas esperaba recibir 3.4 millones de dosis de la vacuna para mediados de octubre, de acuerdo a las proyecciones iniciales de los CDC. Sin embargo, hasta ahora el estado ha recibido menos de 1.7 millones de dosis.

-30-

(Contacto para los medios de comunicación: Carrie Williams, Subjefe de Prensa del DSHS, 512-458-7400).

Con la Oficina de Prensa del DSHS en Twitter

Última actualización 27 de diciembre de 2013