• Visión: Un Texas sano

    Misión: 

    Mejorar la salud, la seguridad y el bienestar de los texanos mediante una buena administración de los recursos públicos y concentrarnos en las funciones esenciales de la salud pública.

  • Texas 211

El departamento estatal de salud emite alerta sobre la pertusis

Comunicado de prensa
6 de septiembre, 2012

Haciendo mención de seis muertes y más de 1,000 casos confirmados de pertusis, también conocida como tos ferina, en Texas en lo que va del año, el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas emite una alerta sanitaria en la que insta a inmunizarse contra la enfermedad potencialmente mortal. Las seis muertes en lo que va del año representan el número más alto en un solo año desde 2005. Hubo 961 casos de pertusis en Texas en total el año pasado, comparado con 3,358 en su punto crítico en 2009.

Cinco de las muertes ocurrieron en bebés de menos de dos meses de edad, la edad a la que se recomienda la primera vacuna contra la pertusis. Eso pone de relieve lo importante que es que los padres y las personas alrededor de los recién nacidos se aseguren de haberse puesto las dosis recomendadas de la vacuna. La sexta muerte fue la de un niño mayor con enfermedades subyacentes que no estaba vacunado.

La pertusis es una enfermedad bacteriana altamente contagiosa que normalmente se propaga al toser o estornudar. A menudo empieza con síntomas parecidos a los del resfriado y una leve tos. Después de una o dos semanas, puede empezar una tos severa. Aunque normalmente son más leves en los adolescentes y los adultos los síntomas pueden hacer que la vida de los niños pequeños peligre por el riesgo de apnea, o pausas en la respiración.

Para proteger a los bebés, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. y el DSHS recomiendan que las mujeres embarazadas se vacunen contra la pertusis en cualquier momento a partir de las 20 semanas de gestación. Las personas que estarán alrededor de los bebés deberían también vacunarse: los padres, los hermanos mayores, los demás cuidadores y los profesionales de salud, como los doctores y las enfermeras, que cuidan de los bebés.

Los doctores que sospechen que alguien está enfermo de pertusis deben informar del caso al departamento de salud local lo antes posible para ayudar a evitar que la enfermedad se propague. Los pacientes que tienen pertusis no deberían regresar al trabajo o a la escuela hasta haber finalizado un tratamiento de antibióticos de cinco días.

La alerta sanitaria completa, incluidas las recomendaciones de vacunación para todas las edades, está disponible en www.dshs.state.tx.us/news/releases/PertussisAdvisory-090612.pdf.

-fin de la alerta-

(Contacto mediático: Chris Van Deusen, Subjefe de Prensa del DSHS, 512-776-7753)

Oficina de Prensa del DSHS en Twitter (contenido en inglés)

Última actualización 30 de diciembre de 2013