• Visión: Un Texas sano

    Misión: 

    Mejorar la salud, la seguridad y el bienestar de los texanos mediante una buena administración de los recursos públicos y concentrarnos en las funciones esenciales de la salud pública.

  • Texas 211

El DSHS ofrece orientación sobre precauciones a tomar durante la recuperación del desastre de West

Comunicado de prensa
19 de abril, 2013

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas les ofrece orientación a las personas que pudieran estar volviendo a casa para así iniciar el proceso de recuperación tras el desastre de la explosión de West. Los funcionarios de salud estatales y locales instan a las personas encargadas de limpiar los escombros e inspeccionar los daños a que extremen las precauciones.

El Distrito de Salud Pública de Waco y el Condado de McLennan tendrá vacunas contra el tétanos y mascarillas tipo N-95 disponibles. Para informarse al respecto, pueden llamar al centro local de asistencia familiar al (254) 826-4113.

Los funcionarios de salud del DSHS y el condado de McLennan instan a las personas a que sean conscientes de los siguientes peligros:

Estructuras dañadas y escombros: extreme las precauciones al entrar a las estructuras dañadas. Póngase zapatos o botas resistentes y use manga larga y guantes al limpiar. Si su hogar está dañado, asegúrese de cortar el suministro eléctrico y de gas antes de entrar. Vacúnese contra el tétanos si no se ha puesto una dosis de refuerzo en los últimos 10 años o si no recuerda la última vez que se vacunó, y tenga cuidado. El vidrio roto, los cables expuestos, los clavos, la madera, el metal, el plástico y los demás escombros pueden causar heridas punzantes, cortes y quemaduras. El uso incorrecto de las sierras de cadena y las herramientas eléctricas puede causar graves lesiones.

Cenizas: los adultos deben usar mascarilla protectora también conocida como respirador (N-95 o P-100) al limpiar las áreas en las que no se puedan controlar las partículas. Las cenizas y el polvo de los edificios quemados podrían contener químicos tóxicos y causantes de cáncer, incluidos el asbesto, el arsénico y el plomo. No debe haber niños en el área donde estén limpiando.

Electricidad: evite el tendido eléctrico caído o dañado. Un técnico calificado debe hacer las reparaciones eléctricas.

Monóxido de carbono: ponga los generadores, las lavadoras a presión y los demás dispositivos que usan combustible a al menos 20 pies de la casa y lejos de las puertas y las ventanas abiertas para evitar la intoxicación por monóxido de carbono.

Gas natural: no entre a las áreas o los edificios donde huela a gas. No prenda la luz ni encienda fósforos. Salga del área inmediatamente, y luego llame al 9-1-1. 

Gas propano: si el tanque de propano de la casa está dañado y tiene fugas, llame al 9-1-1 y a su proveedor de servicio de gas propano. No transporte tanques de propano con fugas en el coche ni los deseche en la basura.

Alimentos: deseche los alimentos que pudieran estar echados a perder o descongelados o que hayan estado en contacto con materiales peligrosos, como un retardador de fuego o cenizas. Las pérdidas de electricidad en las unidades de refrigeración y congelación pueden causar que los alimentos se echen a perder. Si no está seguro de si puede consumir un alimento sin peligro o no, deséchelo.

Agua: verifique con su proveedor de agua si puede tomar el agua sin peligro dado que la tubería pudo haber perdido presión. Podría requerir desinfectar el agua proveniente de un sistema de agua o pozo dañado hirviéndola por un minuto o agregándole 1/8 de cucharada cafetera de blanqueador sin aroma a cada galón y dejándola reposar por 30 minutos.

La salud conductual también es un motivo de preocupación para las personas que enfrentan eventos traumáticos relativos a un desastre. Después de un desastre es común sentir miedo y sentirse enojado, triste y culpable, por ejemplo. Puede la persona tener problemas para conciliar el sueño o sentirse nerviosa o atontada y sentir irritabilidad. Estos síntomas son comunes, y hay cosas que las personas pueden hacer para superar los eventos traumáticos:

  • Tómese descansos mientras limpia y mídase. Descanse, tome mucha agua y acepte la ayuda de los demás.
  • Vuelva a la rutina personal y familiar dentro de lo posible, y encuentre formas de relajarse y haga cosas que a su familia y a usted les gustaba hacer.
  • Hable de sus experiencias y lo que está sintiendo con su familia, sus amigos o un miembro del clero de confianza, y lleve un diario.
  • Los momentos difíciles pueden llevar a las personas a consumir alcohol o drogas para sobrellevar el estrés. A la larga, eso no ayuda en nada y puede en cambio ocasionar otros problemas.

Para obtener ayuda relacionada con la salud conductual u obtener información adicional, llame al 2-1-1.

-fin del comunicado-

(Contacto mediático: Carrie Williams, Directora de Relaciones Mediáticas, 512-776-7119)

Última actualización 19 de abril de 2013