• Visión: Un Texas sano

    Misión: 

    Mejorar la salud, la seguridad y el bienestar de los texanos mediante una buena administración de los recursos públicos y concentrarnos en las funciones esenciales de la salud pública.

  • Texas 211

El DSHS aconseja a consumidores que sigan advertencia sobre bayas congeladas Townsend

Comunicado de prensa
31 de mayo, 2013

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas aconseja a los consumidores que no coman las bayas mixtas congeladas tipo Townsend Farms Organic Antioxidant Blend porque el producto podría estar contaminado con hepatitis A, un virus que puede causar graves problemas de salud.

El DSHS le aconseja a la gente que deseche todo el producto de este tipo que pueda tener en su congelador.

Se ha informado de aproximadamente 30 casos de hepatitis A en cinco estados —Colorado, Nuevo México, Nevada, Arizona y California—. Los casos podrían estar relacionados con el consumo de un producto contaminado. Hay indicios de que las tiendas en Texas pudieron haber recibido el producto. No se han identificado casos en Texas hasta este momento.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Alimentos y Medicamentos, parece ser que las bayas congeladas tipo Townsend Farms Organic Antioxidant Blend son el foco del brote. Esta mezcla incluye cerezas, arándanos, granos de granada, frambuesas y fresas. Las tiendas Costco han removido el producto de sus estantes, aunque no se ha emitido un retiro formal y otras tiendas podrían tener el producto en existencia.

El virus de hepatitis A se propaga a causa de la contaminación fecal (la ruta fecal-oral) y puede propagarlo una persona a otra mediante el contacto cercano o mediante la manipulación de alimentos. El virus comúnmente se propaga mediante los alimentos o las bebidas contaminados. Las personas corren mayor riesgo de contraer hepatitis A si han tenido contacto cercano con una persona infectada.

Los signos tempranos de la hepatitis A aparecen dos a seis semanas después de la exposición. Los síntomas comúnmente incluyen fiebre leve, pérdida del apetito, náusea, vómito, diarrea, fatiga, dolor en la parte superior derecha del abdomen, orina oscura e ictericia (ojos o piel amarillos). Las personas que tengan estos síntomas deberían no ir a trabajar si trabajan en los servicios alimentarios, el sector salud o cuidando niños y deberían consultar a un médico inmediatamente.

La enfermedad tiene distintos grados de gravedad; los casos leves duran dos semanas o menos y los casos más graves duran cuatro a seis semanas o más. Los casos graves podrían ocasionar la hospitalización. Algunas personas, particularmente los niños, podrían no desarrollar ictericia y podrían tener un tipo tan leve de la enfermedad que esta podría pasar desapercibida. Sin embargo, hasta las personas levemente enfermas pueden ser altamente contagiosas.

La vacuna contra la hepatitis A puede prevenir la enfermedad si se administra en las dos semanas siguientes a la exposición con el producto contaminado. Si consumió el producto en las últimas dos semanas y no está vacunado, contacte a su proveedor de salud para que lo oriente.

-fin del comunicado-

(Contacto mediático: Christine Mann, Subjefa de Prensa del DSHS, 512-971-4234).

Página en inglés del DSHS de Texas en Twitter

Última actualización 30 de diciembre de 2013