Texas pone en la mira al virus del Zika

Comunicado de prensa
3 de marzo de 2016

El DSHS lanza pruebas de laboratorio, revisiones de defectos de nacimiento, un sitio web y orientación comunitaria
La cuenta de hoy de casos en el estado de Texas salta de 14 a 18

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas ha incrementado sus esfuerzos para proteger a las personas del virus del Zika e insta a las personas a que sigan las precauciones contra los mosquitos.

“La temporada de mosquitos se acerca, y el número de casos relacionados con viajes continúa ascendiendo poco a poco en Texas. Es solo cuestión de tiempo para que los mosquitos trasmitan el virus del Zika aquí localmente”, dijo el Dr. John Hellerstedt, director del DSHS.

Aunque no hay indicios de transmisión local por mosquitos en Texas ahora, los funcionarios de salud estatales han implementado rápidamente planes de prevención con respecto al virus del Zika en previsión de una mayor actividad en los mosquitos y las posibilidades de transmisión local por mosquitos. El virus del Zika se propaga a las personas principalmente mediante picaduras de mosquitos Aedes aegypti infectados. Los mosquitos Aedes aegypti pueden encontrarse en Texas, particularmente en áreas urbanas en las partes sur y sureste del estado, pero pueden vivir dondequiera que haya humanos presentes.

Texas tiene 18 casos confirmados de enfermedad del virus del Zika. Diecisiete de ellos están relacionados con viajes a áreas en el extranjero con transmisión activa de zika. Un caso, del condado de Dallas, probablemente haya surgido a raíz del contacto sexual con alguien que adquirió la infección por el Zika mientras viajaba en el extranjero.

Acción estatal

Texas ahora realiza pruebas de virus del Zika en su laboratorio de salud pública en Austin. La capacidad actual del laboratorio estatal es de hasta 135 muestras humanas a la semana, y la capacidad por todo el estado está aumentando conforme los laboratorios locales agregan la capacidad de hacer pruebas en previsión de un posible aumento en la demanda. Esta prueba, llamada prueba de reacción en cadena de la polimerasa o “PCR”, se usa para detectar el virus del Zika en las muestras humanas recogidas menos de siete días después de aparecer la enfermedad. La prueba PCR se considera como confirmación de la presencia del virus del Zika. Hay orientación específica sobre la prueba en www.TexasZika.org.

Texas también está agregando la prueba serológica más compleja para el virus del Zika. El beneficio de la prueba serológica es que esta puede detectar la infección por el Zika en las personas que pudieron no haber tenido ningún síntoma, y la prueba puede realizarse hasta 12 semanas después de que la persona se infecta. Los resultados positivos de la prueba serológica requieren de pruebas de confirmación para identificar el Zika definitivamente porque este puede presentar reactividad cruzada con otros virus, como el dengue.

Texas está trabajando con funcionarios locales en el área del Valle de Río Grande para monitorear la actividad de los mosquitos e hizo capturas al azar en el área en febrero, en las cuales no se encontraron mosquitos Aedes aegypti. El Valle de Río Grande se considera como una posible área de mayor riesgo de transmisión del virus del Zika. El DSHS insta a las comunidades a que consideren ampliar su vigilancia en coordinación con los esfuerzos locales de control de mosquitos.

La División de Epidemiología y Vigilancia de Defectos de Nacimiento de la agencia se encuentra analizando datos históricos sobre la microcefalia para entender mejor los patrones, las tendencias y las causas de la microcefalia en Texas. La microcefalia es un defecto de nacimiento que podría estar vinculado a la infección por el virus del Zika en otras partes del mundo. Texas además está implementando la “determinación rápida” de microcefalia, lo cual significa que la afección será estrechamente monitoreada en adelante con respecto al virus del Zika y otras causas.

El Equipo de Trabajo del Gobernador sobre Preparación y Respuesta ante Enfermedades Infecciosas, que consta de 31 miembros y está dirigido por el Dr. Hellerstedt, se reunirá en Austin el 9 de marzo para hablar de la prevención de enfermedades infecciosas, y el zika formará parte de la discusión.

Texas insta a los proveedores de servicios de salud a que estén al tanto y consideren el virus del Zika como una posibilidad conforme vean a sus pacientes. Los funcionarios de salud estatales están coordinando activamente con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los funcionarios locales respecto a la vigilancia, las pruebas y el control de mosquitos. Texas está concientizando al público en general sobre el zika en español y en inglés a través de su nuevo sitio web www.TexasZika.org y será el anfitrión de una charla en Twitter específicamente sobre el zika a las 2 p.m., el viernes, 4 de marzo.

“Nos estamos centrando en exhortar a las personas a que sigan estrictamente las guías para prevenir la enfermedad”, dijo el Dr. Hellerstedt. “Necesitamos que todos hagan su parte, ayudando a reducir las poblaciones de mosquitos y evitando las picaduras de mosquitos conforme llega la primavera”.

Actúen en las comunidades

Esta semana el DSHS envió una carta a los líderes locales en la que les pedía ayuda para proteger a las personas del virus del Zika y resumía medidas para prevenir o retrasar la transmisión del virus del Zika por mosquitos locales. La eliminación de las posibles áreas de reproducción de mosquitos, particularmente cerca de los hogares y las comunidades, es una forma efectiva de protegerse contra todas las enfermedades transmitidas por los mosquitos, incluido el zika. Estas son las medidas recomendadas que los líderes locales pueden tomar para ayudar a proteger del virus del Zika a las comunidades:

  • Inicie o amplíe el monitoreo y vigilancia de la actividad de los mosquitos.
  • Acelere los esfuerzos de eliminación de mosquitos.
  • Desarrolle un plan de contingencia local para la eliminación y vigilancia de los mosquitos; planifique medidas de control adicionales según sea necesario.
  • Anime a las personas a que informen sobre los vertederos ilegales y el agua estancada, y responda rápidamente a estas quejas.
  • Implemente esfuerzos para limpiar los vertederos ilegales y recoger la basura pesada.
  • Mantenga los desagües públicos y las acequias libres de maleza y basura para que el agua no se acumule.
  • Trate el agua estancada con larvicida (como los productos de marca “mosquitodunks”) cuando no pueda ser drenada y el agua vaya a estar presente por más de siete días.
  • Concientice en los barrios sobre las precauciones que las personas pueden tomar para protegerse y proteger a sus familias de las picaduras de los mosquitos.

Actúen en los hogares

El DSHS sugiere las siguientes medidas que las personas pueden tomar dentro y fuera de su hogar para ayudar a reducir los posibles hábitats donde se reproducen los mosquitos:

  • Al menos semanalmente, vacíe o deshágase de las latas, cubetas, llantas viejas, macetas, bases para macetas y demás recipientes que tengan agua.
  • Mantenga los canalones libres de residuos y agua estancada.
  • Remueva el agua estancada alrededor de las estructuras y en los tejados planos.
  • Cambie el agua en los platos de las mascotas diariamente.
  • Enjuague y limpie semanalmente con cepillo los floreros y demás recipientes dentro de la casa que contengan agua.
  • Cambie el agua en las piscinas portátiles infantiles y las pilas para pájaros varias veces a la semana.
  • Dele mantenimiento a las piscinas o jacuzzis que tenga en el traspatio.
  • Cubra los botes de basura.
  • Sea prudente al regar el césped y el jardín para que el agua no se estanque por varios días.
  • Póngale mosquitero a los barriles para lluvia y las aberturas de los tanques o cisternas del agua.
  • Trate las áreas de las puertas principal y trasera de su hogar con insecticidas de acción residual si hay mosquitos en abundancia cerca.
  • Si persisten los problemas con los mosquitos, considere aplicar pesticidas a la vegetación alrededor del hogar.

Eviten las picaduras de mosquitos

Las personas que vivan en o viajen a las áreas con transmisión activa deben seguir con cuidado las medidas para evitar las picaduras de mosquito mientras estén ahí y por al menos siete días después de dejar el área. Las siguientes son algunas precauciones que debe tomar:

  • Póngase repelente de insectos.
  • Cúbrase con camisa de manga larga y pantalones largos.
  • Use aire acondicionado o mosquiteros intactos en las ventanas para que no entren los mosquitos.
  • Limite las actividades al aire libre durante las horas en que los mosquitos están más activos.

El virus del Zika se propaga a las personas principalmente mediante picaduras de mosquitos. El virus también se puede transmitir de la madre al feto o al recién nacido alrededor del momento del parto. También se ha informado de propagación del virus mediante transfusiones de sangre y el contacto sexual.

La enfermedad puede causar fiebre, sarpullido, dolores en los músculos y las articulaciones y enrojecimiento de los ojos, pero también se la ha vinculado al defecto de nacimiento conocido como microcefalia y a otros malos resultados del parto en algunas mujeres infectadas durante el embarazo. La enfermedad es normalmente leve y sus síntomas duran desde varios días hasta una semana, y las hospitalizaciones son poco comunes. Un pequeño número de casos de síndrome de Guillain-Barré, una afección de parálisis, también han sido vinculados a la infección por el virus del Zika. La mayoría de las personas que han estado expuestas al virus del Zika no desarrolla ningún síntoma. Actualmente no existen vacunas ni tratamientos para el virus.

-fin del comunicado-

(Contacto para los medios informativos: Carrie Williams, 512-776-7119, carrie.williams@dshs.state.tx.us)

Oficina de Prensa del DSHS en Twitter (contenido en inglés)

 

Última actualización 12 de abril de 2016