Funcionarios de salud encuentran una probable infección local de zika

Comunicado de prensa
26 de julio de 2017

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas junto con Salud y Servicios Humanos del Condado de Hidalgo han determinado que un residente del Condado de Hidalgo que previamente tuvo una infección por zika muy probablemente resultó infectado en Texas. Dado que el individuo recientemente no ha viajado fuera del área ni tampoco ha tenido ningún otro factor de riesgo, la infección fue probablemente transmitida por la picadura de un mosquito en el sur de Texas en algún momento en los últimos meses. Las pruebas de laboratorio demuestran que el individuo ya no está en riesgo de transmitir el virus a mosquitos.

Miles de pruebas para el zika se han realizado desde que por recomendación del DSHS en abril se ampliara la realización de las pruebas para las mujeres embarazadas y personas con síntomas de zika en seis condados del sur de Texas. Las pruebas adicionales llevaron a la identificación de esta infección, la primera este año que al parecer ha sido transmitida por un mosquito en Texas. No existe evidencia de que continúe produciéndose una transmisión del zika en el estado en este momento, pero los funcionarios de salud pública siguen llevando a cabo la vigilancia en seres humanos y en mosquitos a fin de encontrar tan pronto como sea posible cualquier infección futura.

Salud y Servicios Humanos del Condado de Hidalgo ha alertado a los proveedores médicos, recordándoles la recomendación de que practiquen las pruebas, y el DSHS y el condado están pidiendo a todos en el área que estén atentos ante la presencia de los síntomas más comunes del zika: sarpullido, fiebre, dolor en las articulaciones y ojos enrojecidos. La gente debe consultar con su proveedor médico sobre la realización de la prueba si experimentan un sarpullido y uno de los demás síntomas.

Los funcionarios locales han respondido también incrementando el control de los mosquitos y las actividades de vigilancia, y desplazándose puerta por puerta para compartir información sobre el zika y asegurarse de que las mujeres embarazadas y las personas con síntomas se hayan practicado las pruebas adecuadas.

La gente de toda el área del Valle del Río Grande y de Texas debe continuar protegiéndose de las picaduras de mosquitos con estas medidas:

  • Usando repelente de insectos aprobado por la EPA cada vez que salgan al aire libre.
  • Usando el aire acondicionado o mosquiteros que no tengan roturas en puertas y ventanas para evitar que los mosquitos entren a las casas.
  • Limitando las actividades al aire libre durante las horas en que los mosquitos están más activos.
  • Vistiendo, siempre que sea posible, pantalones largos y camisas de manga larga que cubran la piel expuesta.
  • Eliminando el agua estancada dentro y fuera de las casas, incluida el agua en los botes de basura, juguetes, llantas, macetas y cualquier otro recipiente para que los mosquitos no puedan depositar ahí sus huevos.
  • Usando un larvicida en el agua que no pueda drenarse ni vaciarse para evitar que los mosquitos se desarrollen en insectos adultos que puedan picar.

Texas ha tenido previamente seis casos de transmisión local de zika en Brownsville en noviembre y diciembre de 2016. Más información sobre el zika para el público y los proveedores médicos está disponible en TexasZika.org.

-fin del comunicado-

(Contacto para los medios informativos: Chris Van Deusen, Director de Relaciones con los Medios de Comunicación del DSHS, 512-776-7119)

Página en inglés de la Oficina de Prensa del DSHS en Twitter

Última actualización 26 de julio de 2017