Crisis Aplástica

Page in English

¿Qué es una crisis aplástica?

Una crisis aplástica es una infección causada por el parvovirus B19. Durante esta crisis de 10 días no se producen glóbulos rojos en la sangre. Puesto que en un niño con anemia de célula falciforme los glóbulos rojos sólo tienen una vida de 10 a 15 días (en comparación con 120 días en niños sin anemia de célula falciforme) la cuenta de sangre (hemoglobina y hematocritos) cae rápidamente a niveles peligrosamente bajos durante la infección.


¿Cuáles son los síntomas?

  • Palidez
  • Letargo (mucho cansancio)
  • "No sentirse bein"
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre (calentura)
  • Anemia (cuenta baja de sangre)
  • Reciente infección respiratoria superior
  • Desmayo (pérdida del conocimiento)

¿A quién le da una crisis aplástica?

Una crisis aplástica por lo general se presenta en niños menores de 16 años. Ocurre en la población en general pero sólo se nota en personas con anemias crónicas (tales como anemia de célula falciforme).


¿Cúal es el tratamiento?

En la mayoría de los casos su niño recibirá trasfusiones para elevar el conteo de su sangre hasta que su cuerpo empieze a fabricar glóbulos rojos nuevamente. En algunas ocasiones será necesario hospitalizar a un niño durante una crisis aplástica.


¿Puede una crisis aplástica ocurrir más de una vez?

No, las recurrencias de crisis aplásticas son muy raras.


¿Qué tipo de seguimiento será necesario?

Se le dará una cita para hacerle un chequeo de sangre al niño para asegurar que está produciendo glóbulos rojos nuevamente y para ver si la cuenta se ha recuperado al nivel normal. Por lo general sólo se necesitan una o dos visitas fuera de lo normal. Si hay otro niño en casa con anemia de célula falciforme, debe hacérsele un examen de sangre pues también puede tener una crisis aplástica. El Parvovirus B19 es sumamente contagioso.


Última actualización 06 de diciembre de 2019