• Contact Us

    Texas Comprehensive Cancer Control Program
    Chronic Disease Prevention Branch MC 1945
    PO Box 149347
    Austin, TX 78714-9347

    Phone: (512) 776-6569
    Fax: (512) 776-7254


    Email comments or questions

Este Mes en Conciencia del Cáncer

English

Screen For Life - Spanish 

Imagen: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades


Unidades de educación continua (CEU) gratuitas para promotoras y trabajadores de salud comunitaria (CHW) y a su ritmo


Marzo es el Mes Nacional de Concientización sobre el Cáncer Colorrectal, una gran oportunidad para sensibilizar a la población sobre la importancia de las pruebas de detección de este cáncer.

Las pruebas pueden ayudar a detectar el cáncer colorrectal en una fase temprana, cuando aun es fácil de tratar. Nueve de cada diez personas que recibieron un diagnóstico precoz y la atención adecuada siguen con vida cinco años después.1

¿Qué es el cáncer colorrectal?

 El cáncer colorrectal es el que inicia en el colon o en el recto. A veces se le llama también cáncer de colon o cáncer de recto, dependiendo del lugar en donde se origine. 

En su mayoría, los cánceres colorrectales comienzan como un crecimiento anormal en el revestimiento interno del colon o del recto. Estos crecimientos se conocen como pólipos. Con el paso del tiempo, algunos pólipos pueden convertirse en cáncer, pero las pruebas de detección pueden encontrarlos antes de que esto suceda.

¿Quién corre riesgo de padecer cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal se presenta con mayor frecuencia en las personas mayores de 50 años. El riesgo de desarrollar esta enfermedad aumenta con la edad.

Otros factores que aumentan el riesgo de cáncer colorrectal son:

  • Padecer enfermedades que inflaman los intestinos como la colitis ulcerativa o la enfermedad de Crohn
  • Tener un historial personal o familiar de cáncer colorrectal o pólipos
  • Padecer un síndrome genético como poliposis adenomatosa familiar (FAP) o cáncer colorrectal hereditario no polipósico (síndrome de Lynch).

¿Qué pruebas se recomiendan para detectar el cáncer de colon o recto? 

De acuerdo con el Equipo Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos, los adultos de 50 a 75 años de edad deben hacerse la prueba de detección de cáncer colorrectal. Si usted tiene más de 75 años, pregunte a su médico si debe hacerse la prueba. Las personas con alto riesgo de padecer este cáncer deben preguntarle a su médico a partir de cuándo deben realizarse la prueba, con qué frecuencia, y cuál prueba es la mejor para ellos. 

Hay varias pruebas para detectar el cáncer colorrectal, y se dividen en dos grupos principales: análisis de heces fecales y exámenes visuales (estructurales).

Análisis de heces: Por medio de estas pruebas se examinan las heces fecales para saber si hay signos de cáncer. Son fáciles de realizar y se pueden hacer desde casa, pero es necesario que se realicen con más frecuencia que los exámenes visuales. Si el resultado de una prueba de este tipo es positivo o anormal, se necesitará hacer una colonoscopía para confirmar la presencia de cáncer. 

  • Prueba de sangre oculta en materia fecal con guayacol (gFOBT): Esta prueba, que se realiza cada año, se usa para detectar sangre en heces que es imperceptible a simple vista mediante una reacción química. Su médico le puede proporcionar el kit para hacer la prueba en casa. El kit incluye las instrucciones para recolectar una pequeña muestra de heces, la cual deberá entregar al médico o laboratorio.
  • Prueba inmunohistoquímica fecal (FIT): Esta prueba también detecta sangre en heces que es imperceptible a simple vista pero por medio de anticuerpos, y también se realiza una vez al año desde casa.
  • Prueba de ADN en heces (FIT-DNA): Esta prueba busca alteraciones en el ADN ocasionadas por el cáncer o los pólipos a través de la detección de sangre en las heces que es imperceptible a simple vista. Se puede realizar una vez al año o cada tres años. El kit incluye las instrucciones para recolectar una muestra entera de heces, la cual deberá entregar al laboratorio para su estudio. 

Exámenes visuales (o estructurales): Se pueden hacer con un periscopio, un instrumento parecido a un tubo con una lámpara y una cámara diminutas en un extremo, o con rayos X del colon o el recto. 

  • Sigmoidoscopia flexible: En este examen, el médico inserta un periscopio corto en el recto para examinar tanto el recto como la parte inferior del colon y confirmar o descartar la presencia de pólipos o cáncer. Se debe realizar cada cinco años, o cada diez años si se realiza la prueba FIT anualmente.
  • Colonoscopía: En este examen, el médico examina el colon y el recto con un periscopio más largo que el que se usa para la sigmoidoscopia flexible para confirmar o descartar la presencia de pólipos o cáncer. Los pólipos o las células cancerígenas que se detecten pueden eliminarse durante la prueba. Las personas que no tienen alto riesgo de cáncer colorrectal pueden realizarse esta prueba cada diez años.
  • Colonografía por tomografía computarizada (CT): También conocida como colonoscopía virtual, utiliza rayos X y un programa de computadora que crea imágenes de todo el colon, que el médico puede observar desde su monitor. Este estudio se realiza cada cinco años. 

Hable con su médico sobre los pros y contras de cada prueba, la frecuencia en que deben realizarse y cuál prueba debe hacerse. Hable también con él sobre sus preferencias, su estado de salud, la probabilidad de que se lleve a cabo el estudio y los recursos disponibles para llevarlo a cabo y darle seguimiento. 

Antes de acudir a su cita, investigue qué pruebas cubre su plan de seguro médico y cuánto tendría que pagar. Medicare le ayuda a cubrir los costos de las pruebas de detección de cáncer colorrectal.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de cáncer de colon o recto?

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la manera más eficaz de reducir el riesgo de cáncer colorrectal es haciéndose las pruebas de detección de forma rutinaria a partir de los 50 años de edad.3 

Otras medidas para reducir el riesgo de padecer cáncer de colon o de recto son: mantener un peso saludable, limitar el consumo de alcohol y evitar el tabaco. Los expertos de la salud a menudo recomiendan llevar una dieta baja en grasas animales y rica en frutas, verduras y granos integrales, y aumentar la actividad física para reducir el riesgo de cáncer colorrectal y también de otras enfermedades. 

Unidades de educación continua (CEU) gratuitas para promotoras y trabajadores de salud comunitaria (CHW) y a su ritmo

Los enlaces a sitios web externos tienen carácter informativo y no están avalados por el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas. Estos sitios (en inglés) podrían no ser accesibles a personas con discapacidad.

Descargas (en inglés) 



Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Información básica sobre el cáncer colorrectal de los CDC. Sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades http://www.cdc.gov/cancer/colorectal/basic_info. Última revisión realizada el 30 de enero de 2019. Último acceso en noviembre de 2019.
2 Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Pruebas de detección de cáncer colorrectal de los CDC. Sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades http://www.cdc.gov/cancer/colorectal/basic_info/screening/tests.htm. Última revisión: 4 de febrero de 2019. Último acceso: noviembre de 2019.
3 Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). ¿Qué puedo hacer para reducir mi riesgo de padecer cáncer colorrectal? Sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades http://www.cdc.gov/cancer/colorectal/basic_info/ prevention.htm. Última revisión: 30 de enero de 2019. Último acceso: noviembre de 2019.






Última actualización 04 de marzo de 2020