Alerta Sanitaria de Brucelosis - 14.8.17

ALERTA SANITARIA

Brucelosis contraída por el consumo de leche bronca
14 de agosto de 2017

Antecedentes

La leche bronca es leche procedente de vacas u otros animales que no ha sido pasteurizada para matar las bacterias dañinas. Esta leche bronca, no pasteurizada, puede ser portadora de peligrosas bacterias como Brucella, Listeria, Salmonella, E. coli, y Campylobacter, las cuales son responsables de numerosas enfermedades y brotes por transmisión alimentaria.

El Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas (DSHS) recomienda que la gente beba y coma solo productos lácteos que hayan sido pasteurizados (incluido el queso fresco suave, los helados y el yogur).

  • La pasteurización es el proceso de calentar la leche a una temperatura lo suficientemente alta y durante el tiempo suficiente como para matar las bacterias peligrosas.
  • Esto es especialmente importante para las personas que corren un alto riesgo al contraer una enfermedad de transmisión alimentaria: los niños menores de 5 años, las mujeres embarazadas, los adultos de 65 años de edad o más, y las personas con el sistema inmunológico deprimido.
  • Sin embargo, la gente sana de cualquier edad puede caer muy enferma o incluso morir si bebe leche bronca contaminada con microbios dañinos.

La brucelosis

La brucelosis es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria. En Texas, es una enfermedad de declaración obligatoria. La gente puede contraer la enfermedad cuando está en contacto con animales infectados o con productos animales, incluida la leche bronca, que están contaminados con las bacterias. Los animales que se infectan más comúnmente incluyen las ovejas, el ganado vacuno, las cabras y los cerdos, entre otros.

Los síntomas iniciales pueden incluir fiebre, sudoraciones, malestar, anorexia, dolor de cabeza, dolores musculares y de las articulaciones o en la espalda, y fatiga. Algunos signos y síntomas pueden persistir durante periodos más largos. Otros podrían no desaparecer nunca o podrían volver a presentarse. Estos pueden incluir fiebres recurrentes, artritis, inflamación de los testículos y el área del escroto, inflamación del corazón (endocarditis), síntomas neurológicos (en hasta un 5% de todos los casos), fatiga crónica, depresión e inflamación del hígado y el bazo. La brucelosis en el embarazo está asociada al riesgo de resultados adversos como el parto prematuro, aborto espontáneo, e infección intrauterina con muerte fetal. Una infección neonatal puede presentarse a través de la transmisión por vía transplacentaria durante una fase de bacteriemia de la madre, o por exposición del recién nacido a la sangre, la orina o las secreciones vaginales durante el parto, o a través del amamantamiento.

El diagnóstico de laboratorio de la brucelosis implica la realización de pruebas en busca de bacterias en muestras de sangre, médula espinal u otros líquidos corporales.

El tratamiento consiste en una terapia de combinación de antibióticos. La recuperación puede tardar desde unas cuantas semanas a varios meses, dependiendo tanto de un tratamiento que logre aplicarse en el momento adecuado como de la gravedad de la enfermedad. La muerte por brucelosis es rara, y ocurre en no más del 2% de todos los casos.

Investigación de un caso de brucelosis

Durante la realización del diagnóstico en el caso de un residente de Texas con fiebre, dolor muscular y de las articulaciones, y fatiga, los resultados de un cultivo de sangre revelaron que el paciente estaba infectado con Brucella. A través de la investigación realizada por el DSHS, se determinó que la fuente de infección más probable había sido la leche bronca de vaca que la persona había estado consumiendo. La fuente de donde provenía la leche era K-Bar Dairy, una granja productora de leche bronca autorizada, ubicada en Paradise, Texas.

El DSHS tiene la preocupación de que otras personas que hayan consumido leche bronca de K-Bar Dairy pueden también haber estado expuestas a Brucella y estar infectadas. La brucelosis puede ocasionar una enfermedad a corto y a largo plazos. Sin la prueba de laboratorio específica, esta enfermedad puede eludir el diagnóstico correcto, y sin la terapia de antibióticos adecuada, la enfermedad puede persistir.

Qué acción se recomienda

Los proveedores de salud deben considerar la posibilidad de brucelosis entre los diagnósticos diferenciales cuando un paciente presente una constelación clínicamente compatible de signos y síntomas. Al paciente se le debe preguntar si ha tenido factores de riesgo de brucelosis. Una cuestión clave que influye en el nivel de sospecha de brucelosis en este escenario es si el paciente ha consumido desde el 1 de junio de 2017 leche bronca o productos de leche bronca de la granja lechera K-Bar Dairy de Paradise, Texas, en el condado de Wise. Se considera que estos individuos tienen un alto riesgo de haber contraído brucelosis. Se aconseja a los consumidores que no consuman leche bronca ni ningún producto de leche bronca de K-Bar Dairy que puedan tener todavía en su despensa y que los desechen.

En este momento no se tiene la certeza de cuánto tiempo puede haber estado presente la Brucella en la leche bronca de esta granja lechera. Las pruebas de laboratorio continúan, en un esfuerzo por dar respuesta a esa pregunta. Si un paciente acude a consulta debido a que consumió leche bronca o productos de leche bronca de esta granja lechera entre enero y junio de 2017, debe ser advertido de que vigile si tiene signos de una brucelosis crónica y debe ser evaluado clínicamente según corresponda.

En tanto que profesional médico, le pedimos a usted que se familiarice con la brucelosis, dado que se trata de una infección poco común y puede presentarse con una amplia variedad de síntomas y signos no específicos que podrían tener altibajos durante semanas o incluso meses. Por estas razones, la brucelosis presenta un desafío para el diagnóstico, lo cual requiere que el clínico esté familiarizado con los factores de riesgo (por ej., una posible exposición), los signos, los síntomas, la historia natural, las pruebas de diagnóstico disponibles y las opciones de tratamiento.

Los CDC han indicado que las pruebas de laboratorio para esta cepa de Brucella se basan en la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) a fin de establecer resultados probables y oportunos, y en la recogida por vía de un cultivo de sangre para la confirmación de la especie Brucella. La cepa de Brucella recogida del índice del paciente en este caso es resistente a la rifampicina (rifampin) y a la penicilina.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades son una fuente plenamente confiable de información actualizada sobre la Brucella: https://www.cdc.gov/brucellosis/.

El DSHS podría emitir alertas adicionales con el fin de ayudar al público y a los profesionales médicos según lo ameriten las circunstancias.

Para más información

DSHS Health Service Region 2/3 en Arlington 817-264-4920
http://www.dshs.texas.gov/region2-3/default.shtm

Última actualización 14 de agosto de 2017