Nuevas estadísticas desmienten la exagerada tasa de mortalidad materna en Texas

Comunicado de prensa
9 de abril de 2018

Un estudio revela que el índice de mortalidad materna es menos de la mitad de las cifras aportadas anteriormente.

Un nuevo estudio realizado por investigadores del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas concluyó que la tasa de mortalidad materna en el estado para 2012 fue de hecho menos de la mitad respecto de las cifras aportadas anteriormente. Según este estudio revisado por colegas y publicado en la revista Obstetrics & Gynecology, 56 madres fallecieron en Texas, mientras que a nivel nacional se registraron 147 muertes.

Después de que en 2016 una publicación informara del drástico aumento en el índice de mortalidad materna en Texas entre 2010 y 2012, el DSHS adoptó un riguroso método para verificar estas muertes a partir de 2012, y seguirá utilizándolo para registrar estas cifras con exactitud en los próximos años.

El estudio revela que en las actas de defunción de varias docenas de mujeres se indicó por error que estaban embarazadas en el momento de su muerte. Esta equivocación se debió probablemente a que las personas responsables de certificar los fallecimientos escogieron la opción equivocada en la casilla referente a la gravidez de las mujeres en el sistema electrónico empleado para registrar las defunciones. Es posible que este problema se haya agravado entre 2010 y 2012 debido al aumento en más del 40% en el número de actas de defunción presentadas por vía electrónica en Texas.

“Otros estudios académicos han revelado problemas la calidad de los datos sobre defunciones a nivel nacional”, declaró Sonia Baeva, epidemióloga del DSHS especializada en mortalidad y morbilidad materna y autora principal del estudio. “Aunque los datos sobre defunciones pueden constituir una fuente importante de información, nuestro estudio demuestra que la identificación de fenómenos excepcionales como son las muertes en este grupo de población deben fundamentarse en pruebas adicionales”.

Por lo general, para calcular el índice de mortalidad materna se recurre únicamente a los códigos correspondientes a la causa del fallecimiento indicados en las actas de defunción. El método mejorado que utiliza el DSHS permite verificar la causa de la muerte atendiendo a los registros de nacimientos y muertes fetales. También implica revisar los expedientes médicos y las autopsias para comprobar si la persona fallecida estaba embarazada o sufrió un aborto espontáneo. Los investigadores también identificaron algunas muertes que pasaron desapercibidas empleando el método convencional, y lo hicieron comparando las actas de defunción de todas las mujeres fallecidas en Texas con los certificados de nacimiento y muerte fetal existentes.

“Disponer de datos más precisos y corroborarlos es una parte importante de nuestra labor, que es mejorar la salud materna en Texas”, dijo la Dra. Manda Hall, comisionada adjunta del DSHS para la mejora de la salud comunitaria. “Contar con datos más exactos mejorará nuestra capacidad para tomar medidas y valorar la mejor manera de reducir la mortalidad materna y otras complicaciones graves asociadas al embarazo”.

La mortalidad materna ha sido una prioridad para la Asamblea Legislativa de Texas desde que se creara en 2013 el Grupo de Trabajo sobre Mortalidad y Morbilidad Materna. El DSHS sigue buscando reducir la mortalidad materna contribuyendo a la labor del grupo de trabajo, animando a los hospitales a adoptar las mejores prácticas para hacer frente a las complicaciones relacionadas con el embarazo, sumándose a las iniciativas de otros estados para elaborar nuevas directrices para tratar el consumo de opiáceos durante el embarazo y recomendando a los futuros padres y madres que cuiden de su salud pregestacional.

La agencia intenta además promover legislación con el fin de mejorar la calidad de los datos relativos a defunciones mediante la adopción de las mejores prácticas para investigar y registrar este tipo de muertes y la creación de nuevos cursos de capacitación para los certificadores médicos (como médicos –incluidos los del ámbito forense– y jueces de paz). Un nuevo sistema de registro, todavía en desarrollo, obligará a los certificadores a confirmar si la persona fallecida estaba embarazada o no antes de presentar el acta de defunción correspondiente.

El estudio está disponible en https://journals.lww.com/greenjournal/Abstract/publishahead/Identifying_Maternal_Deaths_in_Texas_Using_an.98097.aspx (en inglés).

-30-

(Contacto para los medios informativos: Chris Van Deusen, director de Relaciones con los Medios del DSHS, 512-776-7119)

Última actualización 16 de abril de 2018