El DSHS advierte sobre la presencia de bacterias dañinas en aguas costeras

Comunicado de prensa
1 de agosto de 2018

Las temperaturas cálidas en Texas conllevan un mayor riesgo de contraer infecciones de origen marino, entre ellas las causadas por la bacteria Vibrio, que suele estar presente en aguas costeras. La mayoría de estas infecciones se contraen entre los meses de mayo y octubre, cuando el aumento de temperaturas en el golfo de México propicia el crecimiento de dichas bacterias. En los últimos diez años se han registrado un promedio de 90 infecciones por Vibrio al año en Texas.

La enfermedad puede presentarse después de comer mariscos (especialmente ostiones) contaminados crudos o poco cocidos, o cuando una herida abierta entra en contacto con el agua del mar. Quienes se enferman por el consumo de mariscos crudos o poco cocidos suelen presentar síntomas gastrointestinales como vómitos, diarrea, dolores abdominales, náuseas, fiebre y escalofríos. Por lo general, estos síntomas aparecen en las 24 horas siguientes al consumo de mariscos y duran aproximadamente tres días. Si una herida se infecta, puede haber enrojecimiento, hinchazón, ampollas grandes o úlceras en la piel. Los casos más graves pueden llevar a la amputación de alguna extremidad o incluso a la muerte del paciente. Las personas con un sistema inmunitario débil, una enfermedad hepática, diabetes, cáncer o alguna otra enfermedad crónica corren mayor riesgo de caer gravemente enfermas a causa de esta infección.

Si llega a presentar una infección de la piel o síntomas gastrointestinales que pudieran haber sido causados por la bacteria Vibrio, llame a su médico de inmediato. En particular, infórmele al médico si ha estado en contacto con aguas salobres o marinas, con mariscos crudos o los líquidos provenientes de estos, o bien si consumió mariscos crudos o poco cocidos antes de enfermarse.

El DSHS recomienda las siguientes precauciones para reducir el riesgo de contraer la infección:

  • Las personas que tengan heridas como cortaduras, raspaduras, tatuajes recientes, ampollas o mordeduras deben evitar el contacto con aguas marinas y con cualquier tipo de marisco crudo.
  • Quienes tengan un sistema inmunitario debilitado deben llevar zapatos protectores especiales para el agua.
  • Si una herida llegara a estar en contacto con aguas marinas o mariscos crudos, lávela bien con agua y jabón, y acuda al médico si el área afectada da señales de haberse infectado.
  • No consuma mariscos crudos, especialmente ostiones, y cueza bien los mariscos.
  • Use ropa protectora (como guantes) al manipular mariscos crudos.
  • Mantenga separados los mariscos crudos de otros alimentos para evitar la contaminación cruzada. Si se derraman mariscos crudos sobre alguna superficie, lávela de inmediato con agua caliente y jabón. Y después de preparar o manipular mariscos crudos, lávese bien las manos, así como los utensilios y las superficies que utilizó.

El 30 por ciento de los casos de enfermos por Vibrio registrados en Texas en 2017 se debieron a la exposición al agua, y un 21 por ciento, al consumo de mariscos. Se desconoce el origen de los casos restantes. La mayoría de los enfermos por exposición al agua tenían heridas, como cortaduras, mordeduras o raspaduras, antes de la exposición. Por otra parte, la mayoría de los casos relacionados con el consumo de mariscos se produjeron tras haber comido ostiones crudos.

Para más información sobre las infecciones por la bacteria Vibrio en Texas, visite la página http://www.dshs.texas.gov/idcu/disease/vibrio/ (en inglés).

-fin del comunicado-

(Contacto para los medios informativos: Lara Anton, funcionaria de prensa del DSHS, 512-776-7753)

Página en inglés de la Oficina de Prensa del DSHS en Twitter

Última actualización 01 de agosto de 2018